"PALABRAS..."
¡CUIDADO! "Estas líneas subyugan, muerden, presionan..., y no os soltarán hasta haber modelado vuestros espíritus" VÍCTOR HUGO


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [6] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2007 [1]
Diciembre 2006 [1]
Noviembre 2006 [4]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


"La madre de todos los vicios"






(Irónica reflexión sobre el hábito de la lectura)

      "Estimular el hábito de la lectura, desde la temprana edad", rezaba uno de los Objetivos de la 135° Edición de las "Jornadas para la Promoción de la Lectura en América Latina".

      Tras ardorosos debates en maratónicas sesiones, no habíamos podido esbozar todavía, la mejor estrategia para lograr que los niños lean; por ello, la anunciada y autorizada palabra del argentino Irónico Contrera, Doctor en Ciencias de la Educación, escritor y, consecuentemente, desaforado lector, era aguardada con singular expectativa.

      _Es en la infancia cuando los libros tienen una influencia profunda y desiciva en nuestras vidas _ comenzó su alocución_ Indiscutible afirmación. Ahora bien..., distinguidos colegas, ¿es realmente imprescindible, necesario, deseable, conveniente que los niños lean?

      Hasta los adormilados estudiantes que ocupaban las últimas filas del colmado anfiteatro, pegaron un brinco en sus butacas.

      _Cuestiono el hecho de leer en exceso y sin medida. Todos los excesos son malos; se empieza con el de lectura, y sabe Dios donde se termina... Me refiero, quede claro, a los libros de cuentos, de fantasías, a esos "que no dejan enseñanza alguna", como decía la Srta. Piruca, maestra de 1° superior.

      Un fuerte carraspeo acompañó a los histéricos gestos de la Directora del Grupo de Lectores "Purocuento".

      _Que "la lectura produce una felicidad sin límites, capaz de alargar la vida" (sic), argumentan quienes incitan a la lectura de libros "mediadores", como se los llama ahora... "La lectura: esa felicidad tan accesible", dicen que dijo Borges. Ahora bien...apreciados colegas, nuestro prominente hombre de letras fue un niño lector que alcanzó sí, una edad provecta, pero...no parece haber sido tan feliz: "He cometido el peor de los pecados: no haber sido feliz", fue su última confesión.

      _¡Reconozcámoslo entonces, sin temores ni prejuicios! La gente que lee mucho NO es más útil a la sociedad que la gente que no lee. ¡Formar hombres (y mujeres, claro...) útiles a la sociedad, debiera ser nuestro objetivo, ilustres congresistas !; por el contarrio, los "lecto-adictos" son gente con problemas, emocionalmente inestables, desequilibrados, podríamos decir.

      _Los niños demasiados afectos a la lectura suelen tener alteraciones severas de conducta, dislexia, escoliosis, enuresis nocturna, zurdería (por lo menos de la mano...) y hasta frenillo (por lo menos de la lengua) Ahí lo tienen a Cortázar: nunca pronunció bien la "r", razón por la cual debió emigrar a Francia, donde nadie pronuncia bien la consonante "r".

      Sarita, la recepcionista, aprovechó el break para echar a la basura el recién adquirido ejemplar de "La planta de cuadernos" de Laura Devetach. "No vaya a ser que la Belu me salga zurda" _se dijo_ encontrando por fin la causa por la cual, a los ocho años, todavía se hace pis en la cama. "¡Las cosas que una aprende en estos Congresos!" _concluyó_

      _Borges, Cortázar...: célebres escritores adictos a la lectura. ¡Viciosos! _prosiguió Irónico_ Ya lo dijo Valery Larboud: "La literatura, ese vicio impune".

      _ Y los lectores..., la otra cara de la misma moneda, son gente rara, muy rara; gente de cuidado, bombas de tiempo, son...!

       Un súbito y nervioso desplazamiento de los guardias de seguridad, distrajo por un instante la atención de los presentes.

      _"Pesimistas de la razón y optimistas de la voluntad", se autodefinen. Ilusos embarcados en caminos sin retorno, los llamo yo; capaces de pasarse las noches de claro en claro y los días de turbio en turbio, leyendo hasta secarse el cerebro, para después confundirlo todo: molinos con gigantes, calabazas con carrozas, ranas con príncipes azules... Quieren cambiar el mundo, y creen que los libros los ayudarán. ¡Ilusos! Ya lo previno Víctor Hugo: "Esas líneas subyugan, muerden, presionan..., y no los soltarán hasta haber modelado vuestros espíritus".

      _Es gente rara los lectores: alucinados, fabuladores, fetichistas; viciosos inclinados a los placeres solitarios y paraísos artificiales. ¡Perdedores! Y es lógico: ¿qué puede esperarse de gente que usa los libros como escape, como escudo contra la desesperanza y la muerte? Han perdido la cordura. No distinguen realidad de fantasía.

      _Y la fantasía, queridos compañeros, es un lujo inadecuado para nuestros chicos. Estoy hablando de los pobres, claro, que son los más...; chicos para los cuales el techo y la comida son un lujo.

      Tras los abiertos ventanales, Calito, el cartonero, que había llegado al lugar atraído por la presencia de la tele, y porque "Esto coso tiran mucho papele ¿viste?", rescataba de la basura y acomodaba entre su carga el Vol. I del "Tesoro de la Juventud", que alguien de Biblioteca había desahuciado por obsoleto.

      _¡Sensatez! Hombres y mujeres sensatos, eficaces, competitivos, exitosos; técnicos capaces de implementar Proyectos acordes con los supremos Objetivos de la Globalización. Gente pragmática, experta en transversalidades, módulos y cosas útiles a la sociedad. ¡Eso, y no "cuentitos", es lo que necesitan los niños pobres, para que no los engañen con los vueltos, para descifrar los mensajes de la patrona, para leer los clasificados y comprender que "buena presencia" significa mejores curvas, cuando se pide "srta. para local nocturno"!

      _Apreciados, distinguidos e ilustres colegas; queridos compañeros, por todo lo expuesto, considero necesario y mociono, que este Congreso declare a la lectura "Madre de todos los vicios" Muchas gracias.

      Aplausos y abucheos, en idéntica proporción, atronaban la sala mientras Contrera bajaba del estrado. Dos representantes del Ejecutivo local lo palmeaban, eufóricos y agradecidos por haberles dado fundamento para oponerse al otorgamiento de un subsidio destinado a la compra de libros para una Guardería Infantil.

      No tendría más de seis años el simpático morochito que me abrío la puerta del taxi. Rápida y mentalmente, efectuó la conversión: "¡¿Un dólar? Tres sopes con doce centavos...! ¡Gracias, profe! Entonces recordé la anécdota: Cierta vez, a Albert Einstein le preguntaron qué hacer para agilizar el pensamiento matemático en los niños. "Que lean muchos libros de cuentos y fantasías", respondió.

      Pero, bueno...,todos sabemos que Einstein fue bochado varias veces al intentar ingresar a la Universidad...., y que los libros, se los escribía la mujer.

                                                                                                           Mario Grasso

  

                                 

     

                                                                                                                                  

                                                                                                                           

     

Por coordinación VEyCN - 2 de Noviembre, 2006, 22:00, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)




     Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Enlaces
eGrupos
Vida en la Naturaleza
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com